2021- 2022: hacia la Era de Acuario. Claves para atravesar la transición

(Artículo para leer aquí o ver en Youtube en este enlace.)

2021 y 2022 son, sin dudas, los grandes años de la incertidumbre.

  1. Saturno (las metas en la vida, el trabajo, las autoridades, la realidad concreta) se ha instalado definitivamente en Acuario.
  2. Urano -regente de Acuario- está en Tauro, el área de los recursos materiales.

Y, por si fuera poco, todos constituimos la generación de transición que se dirige hacia la era de Acuario.

Acuario es el penúltimo signo de la rueda zodiacal. Se corresponde con la tradición del Carnaval -evento clave- en el cual la comunidad acuerda soltar las normas por un período determinado para que fuerzas superiores actúen sin la intervención humana.

Ante este aparente caos, un orden de otro plano prepara la nueva realidad: más libre, creativa, independiente y solidaria.

Pero claro, hasta tanto la nueva realidad sea un hecho, la sensación es de angustia por incertidumbre.

Acuario conecta con el futuro, pero aún continuamos en el viejo ciclo. De allí, esta sensación de incoherencia. ¿Cómo darle lugar a algo que no es de este tiempo, que no puede aplicarse porque se corresponde con lo que aún no es?

Se requiere mucha seguridad interna para dar la bienvenida a lo incierto, lo imprevisible. ¿Estás dispuesto/a a soltar los planes que tenías para el futuro?

En realidad, si lo pensás con detenimiento, la seguridad siempre es una ilusión, por cierto, necesaria mientras somos niños o adolescentes. Pero como adultos, llega un momento en el que hay que reconocer que nada está garantizado.

Los temas inciertos de este momento histórico son:

Por Saturno en Acuario

  • El trabajo como medio de sostén
  • Los planes a futuro
  • Las decisiones de aquellos que ejercen una función de autoridad y que nos afectan
  • La realidad de los hechos concretos

Por Urano (regente de Acuario) en Tauro

  • El dinero
  • La comida

Todos estos temas los tenías organizados, en vías de alcanzarlos o planificados a futuro, pero están siendo puestos a prueba porque en este tiempo nada es seguro.

Si alguno de estos temas o todos no están alineados con tu esencia más genuina se van a mover, desestabilizar, interrumpir.

Vamos hacia la máxima sinceridad y lo que se encuentre sostenido por la conveniencia, el temor o la necesidad de aprobación llega a su fin.

Claves para reinventarse en la transición

Lo que sí puede hacerse para atravesar un tiempo como éste es reconocer aquello imperecedero con lo que contamos: lo que hemos aprendido en la vida.

Tenemos más recursos propios de lo que creemos. No estaríamos aquí si no tuviéramos las herramientas para afrontar este momento.

Se trata de sumarse al «tren acuariano» que pide:

  • Crear nuevas formas sin pedir permiso a nadie.
  • Realizar inventos.
  • Despedir lo que se ha perdido: lugares, personas y objetos porque en realidad asfixiaban, reprimían, impedían.
  • Darle lugar a nuevas personas que aparecen espontáneamente en tu vida porque son mucho más afines al período actual.
  • Confiar en el proceso, ya que algo superior es lo que está moviendo las fichas que deben correrse de lugar.
  • Reconocer la importancia de vivir en este tiempo ya que los resultados, lo que vendrá, depende de lo que cada quien haga. Todas las acciones repercutirán en años venideros. Estamos co-creando el futuro.

Que estos años queden como el período en el cual se hizo evidente que confiás en la vida, que no vas a desperdiciar un segundo más y que creés firmemente en tus propias fuerzas y decisiones.